PEQUEÑOS HURTOS

   Ante la dificultad de encajar ciertos textos en las barras laterales del blog he preferido abrir una nueva página para irlos colgando aquí. Espero que os gusten. 

   Dejo libertad para quien quiera hacer un análisis comparativo entre ambos poemas, partiendo del título. Es una paradoja esencial que, además de aplicarse a la vida en general, sobre todo tiene que ver con la escritura, que llega, inevitablemente, después.

ANTIELEGÍA

Mi único tema es lo que ya no está.
Y mi obsesión se llama lo perdido.
Mi punzante estribillo es nunca más.
Y sin embargo amo este cambio perpetuo,
este variar segundo tras segundo,
porque sin él lo que llamamos vida
sería de piedra.

José Emilio Pacheco
   Empiezo con un poema de Borges. Buena clase sobre cómo usar un narrador en verso. ¿Los micro-relatos son poemas venidos a menos? 

ELEGÍA

Sin que nadie lo sepa, ni el espejo,
ha llorado unas lágrimas humanas.
No puede sospechar que conmemoran
todas las cosas que merecen lágrimas:
la hermosura de Helena, que no ha visto,
el río irreparable de los años,
la mano de Jesús en el madero
de Roma, la ceniza de Cartago,
el ruiseñor del húngaro y del persa,
la breve dicha y la ansiedad que aguarda,
de marfil y de música Virgilio,
que cantó los trabajos de la espada,
las configuraciones de las nubes
de cada nuevo y singular ocaso
y la mañana que será la tarde.
Del otro lado de la puerta un hombre
hecho de soledad, de amor, de tiempo,
acaba de llorar en Buenos Aires
todas las cosas.

Jorge Luis Borges

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...